Cristian Hurtado, el gestor social de Soacha que murió sin participar en protestas

Hurtado tenía 27 años y era ingeniero industrial de la Universidad de Cundinamarca. Salió a comprar víveres cuando fue atacado. Él es una de las tres víctimas fatales que dejaron las manifestaciones y desmanes en Soacha. En Bogotá el Distrito confirmó siete fallecimientos más.

“La brutalidad policial en Ciudad Verde acabó con la vida de Cristhian Hurtado Menecé, de 27 años. Era un joven luchador social de Soacha. Lo recordamos de la época de la Red Juvenil y su formación como sujeto crítico”, dice Heiner Gaitán Parra, concejal de Soacha, quien conoció a Cristhian en 2012 durante varios procesos juveniles que se dieron en el sector.

Hurtado es una de las tres víctimas fatales que dejaron las manifestaciones y desmanes en Soacha por la muerte de Javier Ordóñez, tras un caso de abuso policial, en el occidente de Bogotá. En la capital, el Distrito confirmó siete fallecimientos más que dejó la noche de caos que se vivió el miércoles 9 de septiembre.

Cristhian Hurtado era ingeniero industrial de la Universidad de Cundinamarca y estaba trabajando como electricista en el Relleno Sanitario Doña Juana.

Christian vivía con su pareja en Ciudad Verde, en Soacha. Pese a su activismo constante en movimientos estudiantiles y de derechos humanos, la noche del 9 de septiembre no estaba participando en las protestas contra el asesinato de Javier Ordoñez.

Según el concejal Heiner Gaitán, quien habló con la pareja de la víctima, “anoche él salió a comprar el desayuno del jueves; pasó el tiempo y Christian no volvió a casa. Empezaron a llamarlo y contestó un Policía quien informó que él está en el Hospital Cardiovascular. Cuando los familiares llegaron al hospital, Christian ya había fallecido”, contó el cabildante. Agregó que Hurtado recibió un impacto en la cabeza. “Medicina Legal tendrá que determinar si lo que impactó a Christian fue una bala”, dijo.

En Soacha fueron confirmados tres fallecimientos durante la jornada de desmanes. Se trata de Cristhian Andrés Hurtado, Larwan Estiben Mendoza y Gabriel Estrada Espinoza.

En múltiples puntos de la Bogotá se agolparon ciudadanos indignados que mostraron su rechazo por la brutalidad policial que derivó en la muerte de Javier Ordóñez, quien durante varios minutos fue reprimido en el suelo por dos agentes de la Policía quienes, además, le aplicaron varias descargas eléctricas, antes de llevarlo al CAI del barrio Villa Luz.

El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *