Bogotá no tendrá toque de queda en Halloween

Así lo confirmó la alcaldesa Claudia López. Este viernes se darán recomendaciones para celebración.

Bogotá no tendrá toque de queda el 31 de octubre durante la celebración de Halloween. Así lo confirmó la alcaldesa Claudia López este jueves a la ciudad.

Sin embargo, recordó que esta celebración sería distinta y que el Distrito daría recomendaciones a los padres para realizar actividades en casa. 

“Vamos a seguir al recomendación del Ministerio de Salud que es pedirle a los padres que tengamos un Halloween distinto, un Halloween en casa. Los niños no van a salir a las calles ni a los centros comerciales porque estamos en pandemia. No es bioseguro ni para los niños ni para los padres”, comentó López. 

Sin embargo, advirtió que se deben pensar en alternativas para que los niños puedan disfrutar de una fiesta distinta en casa. “No le vayan a matar el corazón a los niños diciéndoles que no hay Halloween. Halloween va a haber, claro que sí. Solo que va a ser distinto: nos vamos a disfrazar, a jugar, a compartir, pero en la casa.”, comentó la alcaldesa. 

El Ministro de Salud ya había advertido que las condiciones de la pandemia en el país no permitían pensar en una celebración de Halloween como se solía hacer. 

La situación de Bogotá, por ejemplo, aunque no es crítica, no permite bajar la guardia. Al 21 de octubre, había 23.636 casos activos (y el 22 de octubre se reportaron otros 2.299 nuevos casos). Además, el total de fallecidos por covid asciende a 7.404.

De otro lado, la ocupación UCI por covid es de 49,8 % y la de camas hospitalarias del 59,7 %.

“Si miramos el comportamiento nacional, lo niños y niñas sí desarrollan covid-19. Los que han fallecido han tenido alguna comorbilidad asociada. Pero, los niños y niñas, sí pueden contagiar a otros que tienen mayor riesgo de morir como lo son los mayores de 60 años y personas con comorbilidades o multimorbilidades”, advierte la epidemióloga Silvana Zapata quien, a propósito de las fiestas de Halloween, alerta que este escenario implica riesgos.

“Las fiestas de Halloween se realizan en espacios cerrados, con poca ventilación y aglomeran personas. Por lo tanto, se unen las tres C (cerrado, concurrido y de contacto cercano), cuyos factores ya tienen evidencia de ser propios para suprepropagadores”, anota Zapata.

Frente a la tradición de pedir dulces indica: “Sabemos sobre el virus en las superficies, y regalar dulces implica que estos son tocados por muchas personas. Esto aumenta el riesgo porque no sabemos si estas personas tuvieron medidas de higiene de manos. También pensemos en un niño o niña que quiere comerse su dulce, esto implica no usar la mascarilla y tocar una superficie sin lavarse las manos (aumentando el riesgo nuevamente)”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *